Trump, llamado a declarar ante el Congreso por el asalto al Capitolio

Por primera vez en 50 años, un presidente de Estados Unidos ha sido llamado a declarar ante el Congreso. Se trata de Donald Trump, que deberá testificar ante el Comité especial de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021. La decisión, que ha sido hecha pública hoy, fue tomada la semana pasada en una votación por unanimidad de los miembros que forman parte del Comité, todos ellos demócratas y republicanos anti-Trump.

La semana pasada, el ex presidente de EEUU dio a entender en su red social Truth Social que, si era llamado a declarar, iría a los tribunales para impedirlo. El anuncio llega, además, justo en el día en el que el ex asesor de Trump, Stephen Bannon, ha sido condenado por la Justicia a cuatro meses de cárcel y una multa de 6.500 dólares (6.611 euros) por negarse a testificar ante el Comité del 6 de enero. La semana pasada, Trump también publicó una larga carta de 14 páginas criticando al Comité, pero sin aclarar si iría o no a declarar.

La condena de Bannon no ha sido una sorpresa. En julio, el jurado le había declarado culpable, y la pena impuesta por el juez del caso, Carl J. Nichols, entra dentro de lo esperado. Pero el significado del proceso va más lejos. Bannon, que tiene un innegable talento por la autopromoción, se ha presentado como un creador y coordinador de una suerte de ‘internacional populista’ entre cuyos miembros estarían Vox (que niega toda relación con el ex asesor de Trump), el Frente Nacional francés, la Liga Norte italiana, y el movimiento en favor del Brexit en Gran Bretaña.

El último presidente que fue llamado a declarar ante el Congreso fue Richard Nixon, en 1972. Nixon estaba entonces en ejercicio del cargo, y se negó. Asimismo, presentó solo una cantidad mínima de los documentos que le había reclamado el Congreso por el caso Watergate, de espionaje de la oposición demócrata. El caso fue elevado al Tribunal Supremo, que falló en favor del Legislativo. Nixon dimitió antes de que tuviera que declarar. Casi 19 años antes, Harry Truman se negó a declarar ante el Congreso, en su caso con éxito. El último presidente estadounidense que tuvo que prestar declaración ante el Legislativo fue William Taft, hace más de un siglo.

Comparte en tus redes sociales!!