Serbia detiene a tres policías especiales de Kosovo, Pristina lo ve como «secuestro»

Belgrado, 14 jun. La policía de Serbia informó este miércoles de que ha detenido en territorio serbio a tres policías especiales de Kosovo bajo la sospecha de planear un acto terrorista, arrestos que Pristina tilda de «secuestros» al asegurar que los agentes fueron capturados en suelo kosovar.

Petar Petkovic, director de la oficina gubernamental serbia para Kosovo, dijo a la prensa que los policías kosovares fueron encontrados cerca de la aldea de Gnjilica, en el municipio de Raska, en un bosque «profundamente en el interior de Serbia».

Aseguró que los detenidos, a quienes calificó de «terroristas», llevaban consigo armas automáticas, dispositivos de GPS, mapas y otros equipos.

Al arrestarlos, la policía serbia impidió que cometan «un acto penal peligroso. La investigación mostrará cuál», dijo Petkovic.

Indicó que las autoridades serbias están dispuestas a presentar todos los datos sobre el caso e incluso a aceptar, si se considera necesario, que se lleve a cabo una investigación internacional que pruebe que el arresto fue llevado a cabo en territorio serbio y no kosovar, como asegura Pristina.

El primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, aseguró en la capital de su país que los policías kosovares fueron «secuestrados» en Leposavic, en suelo kosovar, a unos 300 metros de la frontera con Serbia.

«La entrada de las fuerzas serbias en el territorio de Kosovo es una agresión con objetivo de escalada y desestabilización», dijo Kurti, quien pidió la puesta en libertad inmediata de los policías y que la comunidad internacional condene la acción serbia.

Kurti también dijo que sospecha que se trata de una venganza por el arresto ayer, martes, de un ciudadano serbokosovar, Milun Milenkovic, acusado de ser «uno de los líderes del crimen organizado» en Kosovo.

La detención de los policías kosovares se produce en un momento tenso entre Kosovo y Serbia por el rechazo de los serbokosovares a aceptar alcaldes albanokosovares en los cuatro municipios nórdicos donde se concentra la minoría serbia de Kosovo, mayoritaria en esas regiones.

En esta crisis, los mayores disturbios se produjeron el 29 de mayo pasado, cuando la policía especial kosovar recurrió a la fuerza para dispersar a los manifestantes serbios que impedían el acceso de los alcaldes a tres ayuntamientos, rodeados de soldados de la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR).

Unas 80 personas resultaron heridas en choques entre los manifestantes serbokosovares y los agentes de la KFOR.

La policía kosovar arrestó a tres serbios, entre ellos Milenkovic, por su supuesta participación en estos incidentes.

Belgrado acusa a las autoridades kosovares de haber apaleado brutalmente a esas personas durante su detención.

Petkovic acusó hoy a Kurti de «hacer todo para crear el caos y causar conflictos, forzar a la población serbia a una reacción desmesurada» para justificar «la expulsión de la población serbia de Kosovo».

Los serbokosovares exigen la retirada de los alcaldes y de la policía especial kosovar de la región nórdica donde constituyen la mayoría de la población.

Comparte en tus redes sociales!!