“Sam” Contreras sueña con una medalla olímpica para El Salvador

Con el sueño de poder boxear en un ring de Juegos Olímpicos, Samuel “Sam” Contreras, continúa preparándose para convertirse en un referente del pugilismo salvadoreño y lograr lo que hasta el momento en el deporte de los guantes cuscatlecos no se ha alcanzado.

El boxeador norteamericano-salvadoreño quien llega a su mayoría de edad hoy, está en la búsqueda de ser un atleta profesional y de paso, hacer sonar las notas del himno nacional en competencias internacionales.

“Me siento muy feliz por lo que he alcanzado, de pequeño siempre soñé con ser campeón del mundo y medallista olímpico. Tengo muchas ganas de poner el nombre de El Salvador en un podio, quiero ser grande vistiendo los colores de este país”, aseguró Contreras durante su reciente visita al país para pelear en la velada El Despertar del Boxeo Salvadoreño.

Para “Sam” uno de los mayores objetivos en su carrera es ganar una medalla olímpica para El Salvador y es por eso que en el último año, él con el apoyo de su padre tramitó y obtuvo su pasaporte salvadoreño, que les permitirá ondear la bandera azul y blanco en cualquier competencia internacional.

Aunque sus objetivos inmediatos están por el lado amateur, su camino lo ha trazado hacia el nivel profesional. “Quiero agarrar oro en los Juegos Olímpicos, pero primero hay que ganar en Juegos Deportivos Centroamericanos, Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos. La verdad quiero ganar en todos, mirando a los boxeadores profesionales que participaron en El Despertar del Boxeo Salvadoreño, estando ahí sentí que ahora ya estoy listo para ser uno de ellos”, expresó el pugilista.

Para el boxeador norteamericano-salvadoreño, las experiencias vividas en sus viajes a El Salvador le han creado un sentimiento de pertenencia.

“La primera vez que peleé con Cristian “Dinamita” Jiménez me sentía nervioso porque él es mayor que yo, pero no me dejé vencer por los nervios, logre la victoria ante el mejor boxeador del país y verlo ahora pelear de nuevo me hace sentir feliz de ser su compañero y de formar parte de este equipo”, manifestó el atleta.

Por su parte, Samuel Contreras padre, manifestó que la decisión de que su hijo eligiera representar a El Salvador se dio gracias al acercamiento que existe entre el abuelo (Samuel Contreras) y “Sam” (nieto).

Dicha influencia tiene mérito propio considerando la diversidad de nacionalidades que conforman la familia del pugilista. “Desde los ocho años comenzó este sueño de poder boxear en Juegos Olímpicos y poder ganar medalla de oro, el proceso inició en la familia, tomando la decisión de a qué país representaría, ya que la madre de mi hijo es mexicana, yo norteamericano, mi padre es salvadoreño y mi madre es hondureña. Mi padre ha sido muy cercano a él, fue ahí cuando “Sam” me propuso representar a El Salvador y así fue como inició todo”, aseguró Samuel padre.

El progenitor de “Sam”, quien es el representante y entrenador de boxeador, contó sobre el esfuerzo que como familia hacen para alcanzar los objetivos.

Con la voz quebrantada, el padre del boxeador asegura “han sido muchos años, mucho sacrificio. Hemos perdido la mayoría de los cumpleaños de los hermanos, porque estamos en torneos, pero es una historia muy bonita, que provoca sentimiento y muchas alegrías, es por eso que vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para cumplir las metas que tenemos en mente».

Reiterando que la lucha de su hijo mayor es también el orgullo del resto de su familia que le respaldan y animan a seguir adelante.

«La familia está pendiente de los combates de Sam, mi padre siempre me llama para saber cómo va mi hijo en las peleas, es por la adrenalina que causa este deporte. Sus hermanos lo apoyan, lo respetan por ser el mayor y son sus principales fanáticos», expresó el entrenador quien además es padre de Céline y Bryan Contreras.

Sobre la combinación de padre-hijo y entrenador-atleta, ambos coincidieron que trabajar juntos les ha llevado a contar con una relación más estrecha.

“La relación con mi padre es muy buena, se separa la vida deportiva de la familia. Puedo entrar al gimnasio y me encontraré con mi entrenador, y al salir estará ahí mi papá”, expresó “Sam”.

Mientras que su padre aseguró que,“Es muy difícil, sabemos que tenemos que separar ambas cosas. Le mentiría si le digo que es fácil, pero de igual forma hay un beneficio y es el querer lo mejor para mi hijo. Luchamos todos los días para mantener una buena comunicación y hablamos cuando se nos complica algo”.

Por ahora, Samuel “Sam” Contreras, prepara sus guantes para debutar en el Ciclo Olímpico en los Juegos Deportivos Centroamericanos 2022 (Costa Rica-Guatemala), previstos del 27 de octubre al 13 de noviembre.

Comparte en tus redes sociales!!