Psiquiatra de Florida criticó la vigilia de ejecución tras evaluar a condenado

Una médico de Tampa Bay designada por el estado para evaluar la salud mental de un preso cuya ejecución está prevista para esta semana publicó un comentario en las redes sociales criticando una vigilia planeada para el condenado.

La Dra. Emily Lazarou fue una de los tres médicos designados por el gobernador Ron DeSantis para decidir si Duane Owen, condenado por dos asesinatos en 1984 en el Condado Palm Beach, está demasiado enfermo mental como para ser ejecutado. Junto con Wade Myers y Tonia Werner, los psiquiatras del estadoconcluyeron que Owen estaba fingiendo su enfermedad mental y supuestos delirios esquizofrénicos para evitar la pena de muerte.

Un tribunal concordó y consideró que era apto para ser ejecutado.

A principios de esta semana, Lazarou, quien vive en el Condado Hillsborough, comentó una publicación en Facebook sobre una vigilia por Owen, afirmando que en su lugar se debería mostrar apoyo a sus víctimas.

Owen, de 62 años, morirá este jueves por su participación en la violación y asesinato de una madre de 38 años; también fue condenado en otro caso por el asesinato de una niña de 14 años.

“No lo entiendo, ¿dónde está la gente en vigilia por la niña de 14 años a la que mató a puñaladas y violó mientras agonizaba, y por la madre de dos niños a la que golpeó la cabeza con un martillo y violó su cuerpo moribundo?”, escribió Lazarou.

“Sus hijos la encontraron a la mañana siguiente. Todas sus víctimas. ¿Quién vela por ellas? No tenían un equipo que las protegiera, porque, si lo tuvieran, seguirían vivas. Este hombre las acechaba por la ventana y esperaba a que estuvieran solas. Esto tiene absolutamente CERO sentido para mí”.

Contactada por teléfono el miércoles por la mañana, Lazarou dijo que no sabía que su comentario en Facebook era público.

Dijo que no creía que mostrara parcialidad y que estaba “hablando de la verdad”. Cuando se le pidió el miércoles por la tarde que comprobara la exactitud de lo que había dicho a un periodista del Times, Lazarou dijo que no creía que el resumen fuera exacto, pero se negó a explicar cómo.

Los comentarios de Lazarousobre la vigilia fueron en respuesta a una publicación en Facebook de Allison Miller, abogada defensora en casos de pena capital que se presentó como candidata a fiscal del estado de Pinellas-Pasco en 2022 y perdió.

Miller, quien no es abogada en el caso, dijo que estaba “impactada” por el comentario “increíblemente poco profesional” de Lazarou.

Miller dijo que planea sentarse en vigilia fuera de la prisión el jueves para la ejecución de Owen, porque se opone a que se le quite la vida a la gente, ya sea a través del asesinato o de la pena de muerte.

Miller dijo que opina que Lazarou es “muy burlona” sobre la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos.

“Tengo ciertos recelos sobre sus creencias personales en relación con las enfermedades mentales graves, pero también sé que el estado, los fiscales, respetan muchísimo lo que hace”, dijo Miller, quien agregó que en el pasado contrató a Lazarou en casos con la oficina del defensor público.

Los psiquiatras forenses deben esforzarse por ser objetivos, dijo Michael Norko, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Yale y ex presidente del Comité de Psiquiatría Forense Institucional y Correccional de la Academia de Psiquiatría y Derecho de Estados Unidos (AAPL).

Norko dijo que un médico tiene la obligación de protegerse contra una apariencia de parcialidad y que aunque hay circunstancias en las que hablar de un caso es apropiado, un entorno social “no suele ser una de ellas”.

Norko dijo que no podía decir si Lazarou era parcial o no, pero dijo que “una de nuestras obligaciones es intentar preservar la integridad de las opiniones que ofrecemos”.

Cuando se le pide a un experto que haga una evaluación forense, Norko dijo que primero deben examinar si son capaces individualmente de realizarla de forma objetiva.

“Si creen que tienen opiniones fuertes sobre un caso o sobre el tipo de caso, no deberían aceptar la solicitud de la evaluación”, dijo.

Los abogados de Owen no habían visto el correo de Lazarou, dijo un representante del grupo el miércoles, pero el equipo de defensa de Owen acusó previamente al panel designado por el estado de ser combativo durante la evaluación.

Durante la vista probatoria para que el tribunal decidiera si Owen era apto para ser ejecutado, Lazarou testificó que “no estaba entretenida con la narrativa” que Owen contaba sobre uno de sus delirios, porque no surgió durante el momento del delito, según una transcripción de la vista.

Gerod Hooper, del Concejo Regional de Capital Colateralque representa a Owen, dijo que cree que los comentarios de Lazarou son irrelevantes sobre la cuestión que el tribunal tiene la tarea de decidir: si Owen es lo suficientemente competente para la ejecución.

Pero dijo que el hecho que ella se centrara en la “naturaleza atroz” del delito “me haría preocuparme que tal vez fuera parcial en su evaluación de Owen”.

“El mero hecho que ella tomara una postura en eso…”, dijo Hooper. “Eso me preocupa”.

Era la primera vez que Lazarou formaba parte de un panel que evalúa si un recluso está en condiciones de ser ejecutado. Los otros expertos habían formado parte anteriormente de paneles de competencia.

Lazarou con frecuencia testifica para el estado cuando los abogados defensores plantean reclamos sobre la cordura o competencia de un acusado.

Una historia de Tampa Bay Times en 2018 informó que Lazarou había ganado más de $700,000 durante una década de trabajo en los tribunales de la Florida. Alrededor de 90% de esa cifra fue por el trabajo que hizo para los fiscales.

Los abogados defensores que han cuestionado a Lazarou en otros casos criticaron sus métodos y estilo.

Ernest Boswell, psicólogo forense que adoptó un punto de vista contradictoriode Lazarou en el juicio de 2015 en Hillsborough de Matthew Buendía —un veterano de combate que fue acusado de disparar a un policía— le dijo al Times en 2018 que Lazarou le parecía “grosera y arrogante”. Mark O’Brien, el abogado defensor en ese caso, caracterizó su examen del acusado de un “interrogatorio” y de imitarlo desde el estrado.

Testificando en el juicio de 2015 en Pinellas de Benjamin Bishop, acusado de matar a su madre y al novio de ella, Lazarou comparó al acusado con un “Beavis y Butt-Head asiático”.

Los abogados defensores pidieron en 2018 que Lazarou fuera excluida de ser testigo experto en el caso de John Jonchuck, acusado de arrojar a su hija de 5 años desde un puente del Condado Pinellas.

Otro psiquiatra, Ryan Wagoner, aprovechado por la defensa para revisar el trabajo de Lazarou,dijo que encontró su evaluación de Jonchuck “muy sesgada y coercitiva”.

Wagoner, en una declaración, dijo que Lazarou hablaba mucho más que Jonchuck cuando lo entrevistó. Wagoner criticó sus conclusiones y la forma en que redactó su informe, del que dijo incluía un lenguaje que “se usa más a menudo en las novelas que en un informe forense”.

En una declaración en el caso Jonchuck, los abogados de la defensa le preguntaron a Lazarou si se consideraba una defensora de las víctimas.

“Oh, definitivamente sí, una defensora de las víctimas”, dijo Lazarou. “Odio que se le haga daño a la gente. Como médico, creo que eso sería universal”.

Al final se permitió a Lazarou testificar en el juicio de Jonchuck. El jurado rechazó su defensa por enajenación mental y lo declaró culpable de asesinato.

En los años posteriores, Lazarou ha seguido testificando como testigo experto.

En 2019, trabajó en el juicio del Condado Hillsborough contra Nicole Nachtman, una mujer que fue acusada de matar a su madre y a su padrastro. La defensa argumentó que Nachtman sufría como resultado de años de abusos y que también padecía esquizofrenia. Un par de expertos de la defensa declararon que Nachtman estaba en estado psicótico cuando cometió los asesinatos.

Pero Lazarou diagnosticó a Nachtman una serie de trastornos del estado de ánimo y de la personalidad y opinó que no estaba loca cuando cometió los delitos . Nachtman fue declarada culpable.

En la Florida, como en la mayoría de los estados que aplican la pena de muerte, el criterio usado para determinar si alguien está demasiado mentalmente enfermo como para ser ejecutado es extremadamente estricto.

Siempre que alguien comprenda racionalmente por qué se le ejecuta, la ejecución está permitida según el precedente establecido por la Corte Suprema federal, dijo Robin Maher, director ejecutivo de Death Penalty Information Center (DPIC).

Solo dos estados —Kentucky y Ohio— han tomado medidas para prohibir la ejecución de reclusos con enfermedades mentales graves. En 2021 fracasó en la Florida un proyecto de ley para extender la prohibición a este estado, patrocinado por el ex senador de San Petersburgo Jeff Brandes.

Comparte en tus redes sociales!!