Mujeres denuncian violencia en la industria cinematográfica de Irán

Las mujeres dicen que la violencia y el acoso en la industria del cine en Irán se han vuelto endémicos; piden reformas y rendición de cuentas.

Cientos de mujeres que trabajan en el cine iraní han criticado la violencia «sistemática» contra las mujeres en la industria cinematográfica y han pedido mecanismos que hagan que los perpetradores y facilitadores rindan cuentas en Irán.

En una declaración enérgica el viernes, más de 200 mujeres, incluidas algunas de las actrices iraníes más conocidas a nivel local e internacional, condenaron la violencia sexual y el acoso, que según dijeron se ha vuelto endémico en el cine iraní.

«No solo no hay un mecanismo para evitar que individuos poderosos cometan violencia, sino que también hay un acuerdo no escrito de que infligir violencia contra las mujeres en los espacios de trabajo se ha normalizado, sin ramificaciones graves que amenacen al agresor», escribieron.

Entre los firmantes se encuentran Taraneh Alidoosti, quien tuvo un papel principal en The Salesman de Asghar Farhadi, ganadora del Oscar en 2016, Hedieh Tehrani, Niki Karimi y Pouran Derakhshandeh, todos nombres conocidos en el cine iraní.

Las mujeres iraníes también denunciaron la desigualdad financiera y la disparidad en los poderes de toma de decisiones con sus pares masculinos, y exigieron «este derecho humano más básico, es decir, trabajar en un espacio seguro lejos de la intimidación y la violencia y la extorsión sexual».

Instaron a las figuras de la industria a movilizarse a través de entidades como la Alianza Iraní de Gremios Cinematográficos para formar un comité de mayoría femenina compuesto por personas educadas en el tratamiento de la violencia sexual que recibirían y revisarían de manera segura y privada las denuncias de agresión.

También propusieron agregar mecanismos en los contratos cinematográficos para proteger a las mujeres y hacer que los agresores rindan cuentas a través de sanciones financieras y la suspensión del trabajo futuro en la industria. 

En respuesta, la alianza gremial dijo en un comunicado el domingo que ya tiene un comité en su lugar, compuesto por una junta, expertos de la industria, un representante del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica, y un asesor legal, que está listo para revisar cualquier queja.

También dijo que «no debemos permitir que un número minúsculo de posibles comportamientos indeseables por parte de algunas personas del cine se generalicen a la mayoría de los talentos que trabajan en el orgulloso cine de Irán», un sentimiento que fue repetido por el veterano actor Reza Kianian en un comunicado publicado en su cuenta de Instagram.

La declaración de las mujeres se produjo días después de que varias mujeres usaran Twitter y otras redes sociales para compartir abierta y anónimamente sus experiencias con la violencia sexual en los sets de filmación.

Comparte en tus redes sociales!!