EE.UU: un atacante está prófugo tras matar a tres personas en el campus de la Universidad de Virginia

En Estados Unidos, en el estado de Virginia, al menos tres personas murieron y otras dos resultaron heridas el domingo por la noche en la ciudad de Charlottesville luego de que un hombre armado abriera fuego en un garaje del campus de la Universidad de Virginia. Las clases se cancelaron el lunes debido a que el sospechoso, que también es estudiante de la Universidad de Virginia, sigue prófugo

Un nuevo tiroteo en un centro educativo ha azotado Estados Unidos este domingo. Tres jugadores del equipo de la Universidad de Virginia (perteneciente a la Division I FBS, el máximo nivel en EE UU) han sido asesinados, mientras que otros dos han resultado heridos, tal y como han confirmado las autoridades policiales de Charlottesville. El presunto autor del múltiple homicidio ha sido detenido horas después de la tragedia.

El presidente de la Universidad de Virginia, Jim Ryan, ha confirmado la identidad de los tres universitarios que pertenecían a los Cavaliers (nombre con el que se conoce a los equipos de esta universidad) que han perdido la vida: se trata del receptor Lavel Davis Jr., el receptor Devin Chandler y el defensor D’Sean Perry, todos ellos en año junior (tercer año). Los dos heridos, de quienes se desconoce su identidad, fueron trasladados a un hospital, uno de ellos en estado crítico y otro en situación estable.

Además, las autoridades confirmaron la detención del sospechoso de haber cometido el tiroteo, identificado como Christopher Darnell Jones Jr., un estudiante de 22 años que llegó a aparecer en la plantilla del equipo de fútbol americano de Virginia en 2018. Jones abrió fuego al llegar junto con sus compañeros de una excursión a Washington D.C., y fue detenido horas después “sin incidentes” mientras conducía su vehículo en el condado de Henrico, a unos 120 kilómetros del escenario del suceso. De acuerdo con el jefe de Policía de Universidad de Virginia, Tim Longo, Jones podría enfrentarse a tres cargos por asesinato en segundo grado, y otros tres por uso de arma de fuego en la comisión de un delito grave.

Longo ha añadido que Jones ya había sido investigado por empleados del campus universitario después de que el pasado mes de septiembre hiciera comentarios sobre que poseía un arma de fuego. Aquella denuncia fue presentada por una persona ajena a la Universidad y que no vio en primera persona la supuesta arma. Asimismo, la Oficina de Asuntos Estudiantiles analizó el caso y determinó que aquellas declaraciones de Jones no se hicieron con un tono amenazante. Además, el compañero de habitación del principal sospechoso de este tiroteo no denunció en ningún momento haber visto ningún arma.

Comparte en tus redes sociales!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *